Consejero (m.c.) Sergio M. Oribones

DISCURSO CONMEMORATIVO DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

1º de julio de 2005

Las Instituciones del Estado son ficciones orientadoras, que responden a las utopías de sus creadores y cuyas concreciones son fruto de la fuerza y entusiasmo de sus ejecutores.

El devenir de la vida democrática encontró a los argentinos, luego de andar y desandar distintos andariveles políticos, huérfanos de ficciones que pudieran ser tomadas por el pueblo para ser participe del destino común.

Durante años el Poder del Estado estuvo lejos de su gente, que se limitaba a presenciar las consecuencias de la decisión, pero sin participación.

Así como en el orden nacional, la división metrópoli versus provincias atomizó al «ser argentino», la división regional en el Chubut impidió durante muchos años la unión provincial.

Por ello creo que la corriente de ficciones orientadoras que incorporan los constituyentes de 1994, han servido en estos años para integrar una Provincia que fuera organizada de manera arbitraria al momento de dividir los entonces territorios nacionales.

Se precisó la autonomía de los Órganos del Estado y se crearon otros de control; entre ellos el Consejo de la Magistratura , como Organismo extra-poder, diseñado para garantizar la independencia judicial, con funciones específicas y alta participación democrática.

La Ley 4086, estableció su organización y lo puso en funcionamiento el 1ro. de julio de 1995.

Así que hoy conmemoramos el décimo aniversario de aquella sesión inaugural donde se integró el Consejo, y se bosquejó el reglamento organizativo y el de concursos para cargos del Poder Judicial del Chubut.